El programa de educativo Crestellina  se realiza gracias al acuerdo entre la quesería casareña  y el Ayuntamiento, para que las nuevas generaciones conozcan a  fondo su entorno y toman conciencia de donde vienen los alimentos que consumen.

Los estudiantes de 1º de ESO del CEIP Blas Infante realizaron ayer el primer taller de los tres que forman este módulo. En esta ocasión salieron al campo para realizar labores de pastoreo con las cabras payoyas, hicieron el desayuno tradicional con el pastor, y aprendieron a trenzar una onda, herramienta  tradicionalmente utilizada para ayudar en el manejo de la ganadería.

El segundo módulo se realiza en el mes de abril y estará dedicada al cultivo. Los escolares participantes aprenderán  a plantar y cultivar de forma natural,  con semillas autóctonas y técnicas tradicionales.  Y el tercer módulo, que será en mayo, conocerá a fondo el proceso de transformación de la leche en queso.

El proyecto tiene como objeto que las nuevas generaciones no pierdan el contacto con las labores  tradición agrícola y ganadera, acercarlos a su entorno, para que conozcan de donde vienen los alimentos y  productos que consumen.

Artículo anteriorConcurso de callejones y fachadas
Artículo siguientePresentado en casares la Solheim Cup 2023: seis meses para la consecución de un sueño